…sin noticias de ti

Image

…y me levanté con la pereza puesta, las ganas colocadas en la boca y los pies con marcha densa e inmóvil. hoy me levanté sin saber porqué realmente, quedarse en la cama hubiera sido lo mejor, sabiendo que el día se iba a desarrollar igual que otro cualquiera. IGUAL a otro cualquiera; sin noticias de nada. sin noticias de ti.

creyendo haberte encontrado, mientras sonaba ben howard en mi cabeza y mi última canción en mis manos he empezado a caminar con la certeza de que algo grandioso iba a pasar… pero no. “no me olvides cuando me haya ido…” resonaba en los recuerdos que aún conservaba en aquel recóndito lugar de los sentimientos prohibidos; pero ¿qué pretendía? ¿dejar la cadena atada en este lugar frío para no poder volar lo suficientemente alto y así sentirme mejor? ¿era eso o el miedo a tener que olvidar de nuevo?

-“sin noticias de ti” podría llamarse mi próxima canción, ¿no crees? una canción que fuera la última que le escribiera de un número total cercano a diez. una canción en la que cerrara esta etapa sin principio ni final documentado en historias ni fábulas. una historia que sólo “pareció empezar” pero que nunca fue así.

-“sin noticias de ti”… suena bien, aunque ¿sabes que dónde vayas esa canción, y esa historia sin comenzar te seguirá persiguiendo? vayas donde vayas, duermas con quien duermas, porque sabes que “podría” ser el causante de tantos sueños y tantas ganas de “ser y estar en alguien”. Sabes en el fondo de tus deseos que no sentiste nunca algo parecido.

-lo sé, pero duele. lo sé, pero quiero que se marche. lo sé, pero no quiero que esté… porque si está, siempre sabré y nunca olvidaré que “pareció empezar” pero nunca fue así.

-¿dónde está la línea que separa el comienzo del final? ¿acaso eres dueña del tiempo, de sus cualidades y sus principios cósmicos?

-no, jamás me gustó controlar el tiempo, ni que él me controlara a mi. nunca llevo reloj. nunca llevo paraguas. sólo quiero que no duela. que se vaya y no duela.

-¿qué sientes, realmente? ¿es melancolía; celos; intriga; es amor? ¿en serio? tú no tienes ni idea de lo que son ninguna de esas cosas…

-no sabría definir qué siento ni en un millón de años. no sabría definir jamás lo que esos brazos, esas palabras y esos besos inesperados transmiten. quizá una mezcla explosiva entre nostalgia, fusión, receta alta en calor (que no calorías) y magia; mucha magia…

-pues estamos ante un caso extraño. jamás oí algo tan tremendamente musical. ¿has probado con simplemente dejarte llevar por las intuiciones del viento? ¿has probado a soñar con otras cosas?

-jamás podría cambiar el sueño. se repetía como una espiral interminable antes de que pasara en la realidad (o el sueño, nunca supe dónde me encontraba), y después de que pasara se siguió repitiendo eternamente… ¿he entrado en un bucle sin salida?

-no conozco solución alguna a tal canción que me estás contando. sólo te recomendaría que eliminaras el color negro de tu caja de colores y lo cambiaras por un… no sé, ¿azul? el azul te devolverá la calma que necesitas, y mientras, podrás volar y tocar nuevos acordes. quizá haya una estrofa que te guste más que otra, y así puedas reencontrarte contigo misma.

-está bien que me digas eso, maldito reflejo en el espejo. Menos mal que la temperatura sube y pronto te evaporarás. ¿conmigo misma? ¿quién soy yo en realidad? ¿soy yo la realidad o el sueño? sin noticias de ti seguiré… casi sin ti, pero sólo contigo. perdida en este reflejo que se va borrando por el calor, el color, la paciencia y la esperanza. la música, los besos sin dar, las caricias sin recoger; y tú, perdido y sin reloj, esperando que sea yo la que de la señal… seguir cantándote puede ser la solución, pero comenzaremos a escribir a partir de hoy algo completamente nuevo.

-¿escribir el qué?

-tú a callar… es hora de que desaparezcas.

…y encendió el grifo de agua caliente y desaparecieron ambos reflejos, evaporados con el calor que sólo dos cuerpos unidos saben desprender. desaparecieron, sin intención de volver jamás a girar en aquellas espirales.

Anuncios

silencio.

“La palabra precisa tal vez sea efectiva, pero ninguna palabra jamás ha sido tan efectiva como un silencio preciso…” (Mark Twain)

~~~

y brindo porque a veces, es mejor no responder a las preguntas; no decir nada. escuchar el silencio… quedarse con el olor del ambiente, las miradas mágicas, los abrazos que no se dan. brindo por una palabra precisa, preciosa… en un momento oportuno, un momento tan mágico como esas miradas sin acabar, esas miradas que te transportan lejos, donde nada ni nadie jamás podría llevarte. esas miradas, que danzan con la música del tiempo, al compás de los relojes parados, de los recuerdos derruidos…

Foto por @R.López

…necesito

“…nunca seremos capaces de establecer con seguridad en qué medida nuestras relaciones con los demás son producto de nuestros sentimientos, de nuestro amor, de nuestro desamor, bondad o maldad, y hasta qué punto son el resultado de la relación de fuerzas existentes entre ellos y nosotros”. [Milan Kundera, “La insoportable levedad del ser”]

~~~

 

Necesito…

…la urgencia de tu abrazo en las tardes de verano, luchando por escapar de las memorias desiertas de los humanos; el destino hacia un camino de caricias, que va dibujando el viento con tu dedo en mi espalda desnuda… desnuda de rivalidades con el frío y la distancia; de imposiciones de relojes mal atados; del miedo que me produce la cruel soledad…

…un descanso sin calamidades ni agobios, inventando formas en las nubes, saboreando nuevas y geniales ilusiones; luces nuevas, paseos sobre una piel, una excursión por tus desgastadas y desnudas maneras… desnudas de la obviedad que eliminan tus miradas; sobre el mar acariciado por el cielo, desnudo del tedio, que ofrece la cruda vanalidad…

[2o1o]

·primeras impresiones·

“…Recordó el conocido mito de El Banquete de Platón: los humanos eran antes hermafroditas y Dios los dividió en dos mitades que desde entonces vagan por el mundo y se buscan. El amor es el deseo de encontrar a la mitad perdida de nosotros mismos. Admitimos que eso es así; que cada uno de nosotros tiene en algún lugar del mundo su mitad, con la que una vez formó un solo cuerpo.”

[Milan Kundera, “La insoportable levedad del ser”]

~~~

Musicología 2oo9-2o11


Cuatro días de felicidad desmesurada, risas eternas, miradas con encuentros y abrazos sinceros… Cuatro días donde la tristeza no tuvo cabida, donde el agua y las bromas renovaron los retazos de algún sueño olvidado…

Cuatro días que no olvidaremos fácilmente, y que repetiremos en cuanto podamos, porque todo lo que sea bueno, se ha de repetir cuantas más veces, mejor…

Gracias por todo, pequeñ@s demiurg@s por esta borrachera de recuerdos que quedará grabada para siempre…

¡Se os quiere! 🙂

…y qué más da

…la vida cuanto menos te sorprende, te regala nuevas cosas cada día y te arrebatas otras muchas que, aunque pensabas eran lo más importante, quizá no lo fueran demasiado. a veces pienso que quizá no me estaba tomando la vida como debía, o que había cosas que me estaba perdiendo por querer reforzar lo que no era tan importante, en definitiva, que no estaba llevando el camino correcto; pero qué más da…

ahora sólo importan los instantes de sonrisas compartidas, las buenas conversaciones y el seguir soñando sin más. ah claro, y las canciones; siempre las canciones…

saudade.

Anteriores Entradas antiguas