castillosVivo demasiado de ilusiones y me olvido del mundo real
entonces se detienen mis alas y vuelo hasta el suelo y duele más
que cuando te vas…
Construyo cada día mil castillos en el aire
vuelan al compás de mis manos que acarician tu eterna ausencia a su pesar,
porque ya no estás…
Me escondo en el fondo de los rostros que me traen tu imagen y yo
bailo con ellos muy despacio, abrazada a miradas que cantan con tu voz,
con tu voz.
Te he escrito ya almenos tres canciones, y no sabes que son para ti
las canto, te miro y veo tus ojos sonriendo y cantando con swing…

Anuncios

…miedos

Álvaro Ruíz me enseñó una vez que “…la música sólo son siete notas, tú eliges cómo las combinas”. Es alguien precioso, por dentro y por fuera. Oírle tocar la guitarra es un regalo, y si lo acompaña Alberto Leal, se convierte en algo mágico.

…micanciónalinvierno*

Tengo frío en mi ombligo, suelto el filo del instinto.
Huelo el vuelo de mis gritos, en silencio te lo pido.
Tras mis miedos yo me enredo en tu abrazo, ya es invierno.
Noches llenas de desvelo con tus manos en mi pelo.
Llueve fuera, fuego adentro. Arde conmigo, te lo ruego.
Pon tu barba en mi espalda. No te vayas de mi almohada…

[micanciónalinvierno*] nov’12

…la lluvia

…y te dejé la lluvia en tu portal. los besos a medias, la risa en el parque y tu luz que deslumbra. y te dejé un beso en el buzón. las manos calientan los cuerpos desnudos, el frío en la calle. soñando abrazos repaso los días que quise esperarte. y te esperé desesperando. y te canté canciones soñando… en los rincones de mi sombra fiel.

…canción de olvido y cura

Eras tú el que me buscaba. Eras tú quien saciaba mis ganas de tener con quién saberme dulce alada y transparente; de saber no estar ausente en cualquier continente…

Eras tú el que me olvidaba. Eras tú quien gastaba mis ganas de creer en que algún día yo sería hada madrina que matara a tus dragones. Hijos del miedo: decepciones…

Era yo quien te soñaba en robóticas miradas que cual cómic de aventuras cada noche mil y una y ese abrazo que olía a inminente despedida.

Era yo quien te olvidaba. Era yo quien te esperaba y ya rozando la locura, decidí hacerme suya. Y que el viento te llevara mi canción de olvido y cura…

[Sept2012]

…sin noticias de ti

Image

…y me levanté con la pereza puesta, las ganas colocadas en la boca y los pies con marcha densa e inmóvil. hoy me levanté sin saber porqué realmente, quedarse en la cama hubiera sido lo mejor, sabiendo que el día se iba a desarrollar igual que otro cualquiera. IGUAL a otro cualquiera; sin noticias de nada. sin noticias de ti.

creyendo haberte encontrado, mientras sonaba ben howard en mi cabeza y mi última canción en mis manos he empezado a caminar con la certeza de que algo grandioso iba a pasar… pero no. “no me olvides cuando me haya ido…” resonaba en los recuerdos que aún conservaba en aquel recóndito lugar de los sentimientos prohibidos; pero ¿qué pretendía? ¿dejar la cadena atada en este lugar frío para no poder volar lo suficientemente alto y así sentirme mejor? ¿era eso o el miedo a tener que olvidar de nuevo?

-“sin noticias de ti” podría llamarse mi próxima canción, ¿no crees? una canción que fuera la última que le escribiera de un número total cercano a diez. una canción en la que cerrara esta etapa sin principio ni final documentado en historias ni fábulas. una historia que sólo “pareció empezar” pero que nunca fue así.

-“sin noticias de ti”… suena bien, aunque ¿sabes que dónde vayas esa canción, y esa historia sin comenzar te seguirá persiguiendo? vayas donde vayas, duermas con quien duermas, porque sabes que “podría” ser el causante de tantos sueños y tantas ganas de “ser y estar en alguien”. Sabes en el fondo de tus deseos que no sentiste nunca algo parecido.

-lo sé, pero duele. lo sé, pero quiero que se marche. lo sé, pero no quiero que esté… porque si está, siempre sabré y nunca olvidaré que “pareció empezar” pero nunca fue así.

-¿dónde está la línea que separa el comienzo del final? ¿acaso eres dueña del tiempo, de sus cualidades y sus principios cósmicos?

-no, jamás me gustó controlar el tiempo, ni que él me controlara a mi. nunca llevo reloj. nunca llevo paraguas. sólo quiero que no duela. que se vaya y no duela.

-¿qué sientes, realmente? ¿es melancolía; celos; intriga; es amor? ¿en serio? tú no tienes ni idea de lo que son ninguna de esas cosas…

-no sabría definir qué siento ni en un millón de años. no sabría definir jamás lo que esos brazos, esas palabras y esos besos inesperados transmiten. quizá una mezcla explosiva entre nostalgia, fusión, receta alta en calor (que no calorías) y magia; mucha magia…

-pues estamos ante un caso extraño. jamás oí algo tan tremendamente musical. ¿has probado con simplemente dejarte llevar por las intuiciones del viento? ¿has probado a soñar con otras cosas?

-jamás podría cambiar el sueño. se repetía como una espiral interminable antes de que pasara en la realidad (o el sueño, nunca supe dónde me encontraba), y después de que pasara se siguió repitiendo eternamente… ¿he entrado en un bucle sin salida?

-no conozco solución alguna a tal canción que me estás contando. sólo te recomendaría que eliminaras el color negro de tu caja de colores y lo cambiaras por un… no sé, ¿azul? el azul te devolverá la calma que necesitas, y mientras, podrás volar y tocar nuevos acordes. quizá haya una estrofa que te guste más que otra, y así puedas reencontrarte contigo misma.

-está bien que me digas eso, maldito reflejo en el espejo. Menos mal que la temperatura sube y pronto te evaporarás. ¿conmigo misma? ¿quién soy yo en realidad? ¿soy yo la realidad o el sueño? sin noticias de ti seguiré… casi sin ti, pero sólo contigo. perdida en este reflejo que se va borrando por el calor, el color, la paciencia y la esperanza. la música, los besos sin dar, las caricias sin recoger; y tú, perdido y sin reloj, esperando que sea yo la que de la señal… seguir cantándote puede ser la solución, pero comenzaremos a escribir a partir de hoy algo completamente nuevo.

-¿escribir el qué?

-tú a callar… es hora de que desaparezcas.

…y encendió el grifo de agua caliente y desaparecieron ambos reflejos, evaporados con el calor que sólo dos cuerpos unidos saben desprender. desaparecieron, sin intención de volver jamás a girar en aquellas espirales.

…nos dejamos llevar

Image

Ya me conozco las formas de mirarte sin que seas consciente. Ya me conozco tus normas: no puedo abrazarte si no es al cantarte. Ya conocí muchas veces el ruido al caer de mi risa al vacío y justo vi que tus ganas se quedan paradas en el lado del frío.

Y al despertar sentir  tu olor en mi almohada como una calada de ti y por la noche sentir tu voz aunque lejos te mantengo en cada canción…

Ya he visto claro que siempre estás muy presente en mis letras gastadas y quise que te quedaras. Penumbras rasgadas. Soledad que no acaba. Y esta cruda incertidumbre. El quiero y no puedo. El dolor que no pasa. Y estos sueños despiertos. Tú miras mi espalda. Yo canto tus besos…

La magia que salta a la vista. Los ojos que siguen la pista. El miedo aquí se despista. El sol que tus miedos oxida. La vida se pasa de lista y por la música nos dejamos llevar…

Lo único que me conquista desde estas vistas es vivir sin prisa.

[…de cuanto pensar(te) me descubre entre acordes]

Anteriores Entradas antiguas